MYANMAR: ÉPICA DE UNA DEMOCRACIA QUE NO TERMINA DE ARRAIGAR

Por Manu Robledo.

Resumen:

El pasado 1 de febrero de 2021 tuvo lugar el golpe de estado que frenó la formación del gobierno salido de las urnas el 8 de noviembre de 2020. Un mes y medio después se suceden los disturbios y las protestas en las calles de sus principales ciudades, con un saldo de más de medio centenar de muertos.

La ONU ha realizado llamamientos a la restauración del orden y la liberación de los miembros del gobierno apresados por los militares golpistas.

En un ambiente de desinformación debido a la revocación de licencias a los principales medios de prensa que cubrían las protestas, se sabe que la represión está siendo dura y el número de detenidos crece de manera alarmante.

Myanmar, la antigua Birmania, se independizó de gran bretaña en 1948, quedando largos periodos bajo poder militar, en 2010 se dieron las condiciones apropiadas para unas elecciones democráticas, que se materializaron en 2015 y de las que un año después resultó un gobierno liderado por Aung San Suu Kyi.

Palabras clave:

Golpe de estado, Myanmar, Birmania, Asia.

MYANMAR: EPIC OF A DEMOCRACY THAT FINISHES ROOTING.

Abstract:

On February 1, 2021, the coup d’état took place that stopped the formation of the government that left the polls on November 8, 2020.

A month and a half later, riots and protests took place in the streets of its main cities with a toll of more than fifty deaths.

The UN has called for the restoration of order and the release of members of the government imprisoned by the military coup plotters.

In an environment of disinformation due to the revocation of licenses to the main press media that covered the protests, it is known that the repression is being harsh and the number of detainees is growing alarmingly.

Myanmar, the former Burma, became independent from Great Britain in 1948, with long periods left under military power in 2010, and the appropriate conditions were set for democratic elections, which took place in 2015 and resulted in a government led by Aung San Suu Kyi one year later.

 

Keywords:

Coup, Myanmar, Burma, Asia.

Introducción

https://www.bbc.com/news/world-asia-56329220

El partido “Liga Nacional  de la Democracia” (LND) obtuvo en noviembre del 2020 más del 80% del escrutinio electoral, lo que le otorgó una contundente victoria. La formación que lidera la premio nobel de la paz Aung San Suu Kyi gobierna desde 2015, año en que, igualmente, obtuvo la victoria en las urnas.

Por su parte el principal oponente, el “Partido por el Desarrollo y la Unión Solidaria” (USDP), apoyado por los militares golpistas obtuvo pobres resultados.

Aung San Suu Kyi. Fte: Financial Times

La cúpula militar acusó a Suu Kyi de fraude, adelantando que estaban dispuestos a dar el golpe de estado, el cual se materializó una semana después de verter estas acusaciones, algo por tanto que pese a ser previsible no se pudo evitar. Como resultado del golpe Suu Kyi y algunos miembros de su gabinete fueron arrestados y se mantienen en paradero desconocido, entre ellos se encuentra el Presidente Win Myint.

Presidente Win Myint. Fte: Wikipedia

En efecto, el jefe del ejército, General Zaw Min Tun, había amenazado con el golpe si no se atendían las acusaciones de fraude, horas después de la primera reunión del Parlamento electo cumplió su amenaza.

General Zaw Min Tun. Fte: The Myanmar times

Los golpistas han entregado el poder al General Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaning, que ha impuesto un estado de emergencia que debería durar un año amparándose en el artículo 417 de la constitución, el cual permite la instauración del estado  de alarma.

 

 

Min Aung Hlaning. Fte: https://asia.nikkei.com

El estado de emergencia se ha orquestado tras sustituir al presidente electo por su vicepresidente, el General Myint Swee, que se ha encargado de formalizarlo y legitimarlo

General Myint Swee. Fte: https://acento-radio.com.mx

Una Constitución a medida

La constitución, redactada en 2008 por la Junta Militar, asegura a los militares las carteras de Defensa, Interior y Fronteras, así como un 25% de los escaños en la cámara. Un cambio en la carta magna requeriría, además, su visto bueno. Algunos sectores opinan que  el golpe es una reacción al segundo mandato del LND, que amenazaría con poner fin a estas prebendas.

Suu Kyi no puede detentar la presidencia de manera oficial, su cargo es el de Consejera de Estado, y esto por un artificio para mantenerla alejada del poder directo, la constitución prohíbe ocupar la presidencia a alguien con familia extranjera, ella es madre de dos hijos del británico Michael Aris.

 

Michael Aris y Suun Kyi

http://29930834.weebly.com/early-life.html

Suun Kyi

Hija del general Aung San, considerado el artífice de la moderna Myanmar, asesinado al final del periodo británico de la antigua Birmania, Suu Kyi fue arrestada durante el mandato de la Junta Militar por su activismo, lo que le valió el Nobel de la paz.

General Aung San. Fte: www.britannica.com

Su prestigio internacional mermó en 2017.  En agosto de aquel año la ONU la denunció por intento de genocidio hacia la minoría musulmana de los Rohingyas, que tuvieron que escapar a Bangladesh, los hechos fueron perpetrados por el ejército.

Más información acerca del conflicto en: https://www.dw.com/es/los-rohingya-en-myanmar-las-claves-del-conflicto/a-40359299

Suu Kyi salió al paso de las acusaciones ante la ONU, su vinculación con aquellas acciones no era totalmente clara, y aunque a nivel internacional quedó en entredicho, sigue teniendo gran apoyo popular.

 

Myanmar hoy

Financiación

Los golpistas, que como parte del ejército disponen de financiación estatal, podrían además recibir beneficios privados derivados de diversos negocios entre los que se encontrarían actividades deportivas para turistas, entre las que se encuentra el paracaidismo.

El Tatmadaw (ejército de Myanmar) comenzaría con estas dinámicas empresariales a raíz del golpe socialista de Ne Win, en el 62, cuando se animó a las unidades militares a ser autosuficientes en la financiación de sus operaciones. Posteriormente se trató de erradicar esta dinámica, pero en las privatizaciones de 1990 dos grupos de empresas dirigidos por militares se afirmaron en el país, Myanmar Economic Corporation (MEC) Y Myanmar Economic Holding Limited (MEHL), grupos de empresas que abarcan desde el turismo a la banca, pasando por la minería, el tabaco y los fondos de pensiones.

Varios de los implicados en el golpe lo están también en estos grupos de empresas, algunos países, entre los que se encuentra Estados Unidos, llevan tiempo aplicando sanciones cuya levedad se pone de manifiesto al no haber sido obstáculo para dar el golpe, y que no están apoyadas por Rusia o china. El general Soe Win, segundo al mando de la insurrección, comunicó a la ONU su disposición a afrontar cualquier sanción.

 

General Soe Win: Fte: www.nytimes.com

En cuanto al movimiento que lidera las protestas, el llamado Movimiento de Desobediencia Civil (CDM por sus siglas en inglés) ha sido acusado de ser financiado por el magnate George Soros, a través de The Open Society Fundation. La reacción de la junta militar ha sido la incautación de sus cuentas bancarias, el arresto de uno de sus trabajadores y la puesta en busca y captura de otros once.

Según el diario Global New Light of Myanmar, el Consejo Administrativo del Estado, nombre oficial de la junta militar, ha intervenido 3,81 millones de dólares y 375 millones de Kyats (unos 266.000 dólares).

Represión

Suu Kyi se enfrenta ahora a diferentes cargos de los que la acusan los golpistas, entre ellos saltarse las restricciones derivadas de la Covid-19, y está a la espera de un juicio que se ha retrasado hasta el 24 de marzo debido a problemas con la conexión a internet, ya que la vista debía ser online.

Diplomáticos occidentales en la zona alertan de violaciones de los derechos humanos, torturas y asesinatos. Por su parte, los manifestantes tratan de organizarse para plantar cara a las fuerzas de la junta militar.

Tanto los manifestantes como la junta militar parecen cada vez más firmes en sus posiciones, y ninguna de las partes da síntomas de estar dispuesto a claudicar por el momento.

Líderes en la clandestinidad del derrocado partido LND alientan a los manifestantes a resistir, estos mismos líderes estarían creando un parlamento paralelo desde el que solicitan apoyo internacional y legitiman la defensa de los manifestantes. El órgano clandestino también elaboró un documento en el que se declara a la junta militar organización terrorista.

Este Gobierno en la sombra, al que la junta califica de traidor, y que se autodenomina Comité de Representación de Pyihtaungsu Hluttaw, actúa como representante legítimo del tras las elecciones. Sus líderes son los parlamentarios que no pudieron tomar posesión de sus escaños y continúan en libertad en el extranjero.

Reacciones internacionales

Hoy por hoy la presencia militar en las calles y el arresto de los líderes civiles acompañada de la toma de los principales medios de comunicación, otorga a la situación tintes prebélicos y una creciente presión internacional. Si tratamos de leer la prensa de Myanmar nos aparece el siguiente aviso: https://www.mmtimes.com/

Pantallazo del Myanmar times.

No es solo la ONU la que reclama la restauración del orden democrático, cada vez más países están reaccionando, Corea del Sur ha suspendido las exportaciones militares a Myanmar y ha ofrecido un visado humanitario para los emigrantes, mientras el Reino Unido ha aconsejado a sus nacionales que abandonen el país.

Desde la casa blanca se ha solicitado la liberación de los arrestados, insinuando además una reacción ante la omisión de esta demanda. La Unión Europea, que califica la acusación de fraude electoral como injustificada, acusa a los golpistas de crímenes contra la humanidad, ya que los muertos fruto de la represión de las manifestaciones son ya casi 200 en el momento de escribir estas líneas, y los detenidos alcanzarían los 2.200.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático no ha logrado un consenso en cuanto la actitud a mostrar respecto a la represión en las calles de las principales ciudades de Myanmar, Filipinas y Singapur ha exigido la liberación de los cargos públicos detenidos.

Mientras tanto, el embajador de Myanmar ante las Naciones Unidas en Nueva York, Kyaw Moe hizo un llamamiento a la asamblea general de dicho organismo pidiendo acciones contundentes para restaurar la democracia en su país, la reacción de los golpistas ha sido emitir un comunicado a la ONU informando de que el embajador ha sido destituido por el gobierno resultante del golpe, siendo el actual titular su adjunto, Tin Maung Naing. Kyaw Moe por su parte afirma que sigue siendo el representante legítimo.

La ONU, ante tal discordancia, afirma que no ha recibido ningún comunicado oficial desde el golpe de estado del 1 de febrero.

 

Embajador de Myanmar ante las Naciones Unidas en Nueva York, Kyaw Moe

https://www.voanews.com

Conclusión

Rangún es el epicentro de los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de la junta militar, mientras la comunidad internacional comienza a salir de su letargo ante los sucesos, China, con empresas en los barrios más conflictivos de Rangún, pide a la junta militar que actúe contra los manifestantes que destrozan sus negocios.

El juicio de Suu Kyi, previsto para el 24 de marzo, y la declaración de la ley marcial en Rangún, foco de las protestas, no son acontecimientos que hablen de vuelta a la normalidad. Por el contrario, el parlamento clandestino alienta a la oposición y resistencia de sus partidarios y, cualquier acción llamativa contra los líderes apresados no hará nada más que incrementar la tensión en las calles y llamar la atención de una comunidad internacional que, por el momento, no parece estar impresionando en gran medida a los golpistas.

El paso de la represión y la defensa civil a un clima de guerra civil parece depender en gran medida de la actitud internacional, aunque dada la polaridad entre la influencia de la filial de G. Soros y los intereses de China, es de suponer que la toma de acciones por parte de la comunidad internacional se haga esperar, más aun si consideramos que la administración USA ha cambiado de rumbo en un momento propicio para la asonada.

Ya durante los años 70 y 80 la imposición de una ley marcial tuvo como resultado el levantamiento armado fallido contra la junta militar.

Ahora, con las declaraciones del parlamento en la sombra en las que anuncian su intención de crear una democracia federal y los movimientos encaminados a reforzarse mediante alianzas con las diferentes organizaciones armadas de carácter étnico, que controlan amplias zonas del país, el clima prebélico cobra carta de naturaleza.

La junta militar avisa de que este parlamento, el CRPH[1], es un elemento que implica el delito de traición, penado incluso con la muerte. La determinación de ambas partes significaría, por tanto, una escalada bélica que sólo la comunidad internacional puede frenar.

[1] Committee for Representing Pyidaungsu Hluttaw

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap